01
Feb
09

Una historia de tantas

Estaba Antonio en su casa, una vela encendida y la pluma en la mano. Delante un trozo de papel en blanco y a un lado, arrugado, una nota escrita. “Antoñito majo, me estoy cansando de estar con los brazos cruzados y de los ‘después’ que me dice usted casi a diario. Si quisiese ser despechado me dedicaría a ligar con mujeres de mala vida y no a confabular. Voy a traer al señorito mister A ya, quiera usted o no”. Antonio estaba fastidiado, como cuando a uno le abandona la suerte, el honor o la mujer -o las tres a la vez- y no sabía qué había pasado. Arsenio había sido su máximo apoyo, su aliado, su compañero, su todo durante este año que acababa. Diciembre tocaba a su fin y quería pasar estos meses tranquilo y en familia, pensaba que el bien de todos y el suyo propio dependían de ello. No así Arsenio, que estaba hasta la coronilla de fumar en pipa y de oír blasfemias contra Alfonsín, Isabel y Dios sabe hasta qué punto del árbol genealógico podríamos seguir enumerando -aunque, desde aquí, compartamos las blasfemias al abuelo del primero-.

Entre todos estos pensamientos se debatía Antonio mientras observaba por la ventana la castiza vida madrileña y meditaba, todavía, qué contestar a la misiva recibida. Estaba enfadado, para qué negarlo -el tío no tenía la serenidad entre sus virtudes-, pero no quería parecer muy duro en su respuesta. No lo consiguió pero le daba igual, ya era muy tarde y había que cenar; así que dejó la nota tal que así: “Vamos a ver Arsenio, hijo mío. No hagas el cafre y espérate que sino la vamos a liar y tampoco es plan que ya has visto donde han terminado Nicolás, Emilio y Paco el catalán. ¿Quieres lo mismo? Porque a mí irme a Francia no me sentaría bien, que el clima allí es malísimo para mis huesos. Aún así, haz lo que quieras pero ya te aviso, ¡ojito!”. Cuando la notita llegó a la tierra del Turia cada uno tenía unas sensaciones distintas. Antonio pensaba que le habría convencido -ingenuo-  y Arsenio, haciendo una bola al papel en su puño, no podía creer haber leído aquello de “¡ojo!”. “¿A mí amenazas?” -pensó. Así que no le tembló el pulso y tras un hablar esto por levante, y escribir aquello para Inglaterra decidió que se acabaron las tontunas y puso en pie de guerra a todo su pueblo. Vale que fue un día después de Santos Inocentes y la gente podría pensar que iba de broma pero no. Con gritos que decían todo lo contrario de lo que ha gritado un tonto llamado Joan Tardá 130 años después hizo que ‘Mister A’ regresase como duodécimo.

Agárrense el sombrero con el cabreo que se pilló mi primo Antonio aquí en Madrid cuando se enteró de lo que había pasado. Claro que no sólo le fastidió que Arsenio hiciese caso omiso de su nota, sino que también le jorobó el desayuno saber que su amigo Alfonso -por el que se fue con una carta hasta Inglaterra, ya había ganas- había aceptado la idea de Arsenio. “¿Y a mí que me den?” Dijo en alto mientras tiraba el churro con rabia sobre la mesa de madera ruda. Pero es que usted, don Antonio, es muy rabioso y no piensa las cosas con serenidad. Así que, para que vea, Alfonsín pensó en usted aunque antes vuestro amigo en común pidió un vino peleón y una charla para  que arreglaseis vuestras desavenencias Arsenio y usted. ¡Qué sería de nosotros sin la amistad! Pelillos a la mar a la tercera jarra de vino, con los carrillos sonrojados reconoce Arsenio que tenía que haber esperado y Antonio asiente, todavía malhumorado, que sí y que como siempre y hasta la eternidad, él tenía razón.

¿Y Alfonsín? Tan campante por Madrid porque, en realidad, a quien le benefició todo fue a él ya que le daba igual lo civil o lo criminal, en fútbol se llamaría resultadista y, en este caso, el resultado no pudo ser mejor. Sus dos amiguitos reconciliados y luchando contra sus enemigos al poco tiempo, la idea de pasar de él o de sus descendientes en España desterrada y él, después de un tiempo aprendiendo inglés allá por la Pérfida Albión como las buenas familias, otra vez aquí sentado en el trono, y no me refiero al del cuarto de baño.

Esta historia de amistad, semi-traiciones, reconciliaciones y objetivos cumplidos ha tenido -y seguirá teniendo- repercusión ya que es lo que estudiamos como Restauración. Sin hacerlo tan grandilocuente, como solemos hacer con todo aquí, es la historia de cualquier vida anónima en la que dos amigos con el mismo objetivo se pelean por ver quién lo consigue y mientras, el tercero, frotándose las manos. Ser el tercero siempre ha sido chachi, se pelean por ti y tú silbando a la Reina Madre o a quien sea. Bailar el agua nos caracteriza y cuando alguien, por convencimiento o lo que sea, deja de lamerse su propio cimbel y piensa en los demás se la dan en la cara con efectos especiales incluidos. El amigo Antonio -Cánovas- y Arsenio -Martínez Campos- son cualquier Antoñín o Perico. Nunca aprendemos de los errores, también es propio, así que estudiamos todo de carrerilla sin sacar conclusiones de historietas que si nos las contasen de boca criticaríamos pero como vemos en textos ni analizamos. España ha sido la historia del olvido, y lo sigue siendo.

Anuncios

1 Response to “Una historia de tantas”


  1. febrero 3, 2009 en 3:15 am

    Te veo muy Ussía, alfonso…para matizar


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: