05
Oct
08

Igualdad contra Puri

No sé qué me da, pero me da, que Bibiana Aído -a la sazón primera Ministra de Igualdad de la Historia de España- no tiene ni pajotera idea de cocinar. Ni ganas. Tampoco una tal María Jesús Sáinz, senadora popular por La Coruña, lugar donde el arriba firmante nació por lo que me da más lástima tener que compartir provincia con la defensora rajoyesca de lo políticamente correcto.

La que por lo visto sí sabe cocinar y hace unas croquetas como para ir todos los domingos a comer es la tal Puri. No conozco a Puri y, ahora mismo, no tengo ni tiempo ni fichas para conocerla. Pero me la imagino morena con el pelo recogido en un moño en todo lo alto y diciendo que hoy va a hacer croquetas. Y el cabrón de Paco -el anuncio no decía su nombre y de alguna forma tendré que llamarle- con toda su pachorra, comiendo unas croquetas como Dios manda, cocinadas por una mujer de los pies a la cabeza que, además, le quiere. Paco tiene por especialidad el pollo al limón e igual está pensando que el próximo fin de semana, cuando libran los dos porque trabajan como campeones para pagar una hipoteca de mil euros, le devolverá el favor de las croquetas que se va a zampar.

Y ahora, ministra de cuota y senadora chupatintas, díganme donde ven el ‘escándalo gravísimo’ que dijeron era este anuncio donde el hombre ensalzaba las croquetas de su mujer negándose a abandonarla. Es que son ustedes un poquito subnormales y un cáncer para esta sociedad que no avanzará mientras ustedes se dediquen, como mujeres además, a denunciar estupideces como la arriba expuesta. Resulta que ahora una mujer no puede cocinar porque es sexista. Y si el hombre, por casualidad, tampoco puede ¿qué hacemos?, ¿nos gastamos el dinero en una asistenta -o asistente, paridad por Dios-? Están las cosas como para gastar el dinero en eso dirán Paco y Puri. En cada casa cuecen habas y en la mía, desde que yo era pequeño, el que cocina -mejor que Puri por cierto- es mi padre y alérgica a la cocina resultó ser mi madre -algo que, con perdón y respeto a mi progenitora, agradecen mi paladar y estómago-. O sea que para Aído y compañía mi casa sería el non plus ultra del progresismo y paridad; lo que hay que ver.

Cargo, apunto y disparo: resulta curioso ver como el paladín (¿’la paladina’?) de la igualdad, la jefa del nosotras parimos, nosotras decidimos se entere de este anuncio en el Senado. Y no ya porque la tendrían que informar, sino porque la informada tendría que ser ella. Un poquito de cultivación Bibiana que además lo tenías fácil ya que es un anuncio del gobierno al que perteneces. Aunque resulta divertido -y desesperante- ver como en este país donde la política es una auténtica mierda todo lo malo acaba por pegarse. No basta con tener a una Aído en el lado socialista -el progre, el guay, el que está de moda-  sino que tenemos una Aído (de nombre Sáinz) en el otro bando. Ya todo es políticamente correcto y cívicamente vomitivo. Será que no hay cientos de anuncios con los ‘estereotipos’ masculinos. En esos casos reímos la gracia, ¿verdad?. Que asco me da. Ya no puede ni la Puri cocinar tranquila sus croquetas sin pensar en nada sino que también en eso tiene que meterse el Poder, el Gobierno, la mierda del aborregamiento intelectual y social. La Puri es mil veces más femenina que Aído, Sáinz y todas las erizas pancarteras libre-abortistas que estén felices porque han retirado este anuncio -“¡otra victoria para las mujeres!, la libertad está más cerca” andan vociferando-. Nada tengo a favor ni en contra de este anuncio que, si siguiese en las ondas, ni lo escucharía; pero que gracias a una actitud de mujeres sin fronteras me ha dado pie a comentar su tan mal vista desigualdad. Por favor, déjense de gilipolleces igualitarias que nada tienen que ver con la realidad. Si piensan que con estas medidas de pitiminí van a lograr algo son más subnormales de lo que pensaba, de verdad. Ya les digo, cuando sus ilustrísimas plazcan les invito a mi casa para que vean a mi padre con delantal y así se coman una merluza a la vizcaína que se chuparán hasta la tercera falange de los dedos. Eso sí, luego no denuncien a mi padre porque después de cocinar se tire en el sofá a ver a Fernando Alonso y pedirme a mi que ponga la mesa y a mi madre que friegue después de comer. Reparto de tareas se llama. Catetas, que sois unas catetas.

Anuncios

1 Response to “Igualdad contra Puri”


  1. octubre 5, 2008 en 2:53 pm

    Yo como hombre cocinero, cuando la necesidad acucia pero con gusto, me siento ofendido porque a las féminas feministas (feminista es algo guay…pobre de ti como seas machista) le resulte tan ofensivo y denigrante el hecho de cocinar. Flaco favor a la dieta mediterránea y minipunto a congelados del Carrefour…

    Conclusiones que saco del asunto:
    1.- Me reafirmo en que PP-PSOE son el mismo perro con diferente collar (o la misma mierda para los menos políticamente correctos)
    2.- Que a la ministra se le amontona el trabajo de censora y defensora del buen gusto y lo políticamente correcto… ¿futuro Ministerio de Propaganda con una “Dr. Goebbles” de mas buen ver (aunque cada vez menos)?
    3.- Que hacer una campaña de publicidad sobre el Guadalquivir y pagada por todos los andaluces y andaluzas (no vaya a ser que me censuren por sexista) en la que sale una foto de la catedral de Palma es mucho menos grave que un anuncio, bastante malo dicho sea de paso, con las croquetas de la Puri como leitmotiv…

    Un ilustre tuerto y manco dijo hace siete decadas aquello de ¡Muera la inteligencia! y parece que no iba desencaminado en la profecía…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: