18
Ago
08

Realidad y ficción

Pues al final va a ser verdad que hacer deporte cansa. Ayer pretendía escribir -cada domingo me las prometía- pero el sueño y el cansancio físico me hacían muy cuesta arriba el pensamiento profundo. La dicha -o desdicha, depende de quien lo mire- es que esto no es ninguna publicación, por lo que no me debo mas que a mis intenciones. Asi que me fallé yo mismo que, puesto a elegir, es mucho menos perro que cuando te falla alguien ajeno a tu mismidad. Además de a Marta Siles, mi fiel lectora que me recriminó no haber hecho acto de presencia.

Lo cierto es que pasar el verano en Madrid no da inspiración alguna y ni siquiera las montañas y el ambiente aldeano de mi casa en la sierra ayudan a escribir. Desde Cartagena o San Sebastián o donde quiera que huyan de la capital algunos de los mejores mancha folios de este país -que llamamos España porque, como dice Pérez-Reverte, de alguna forma habrá que llamarlo-. El caso es que desde allí se escribe bastante mejor. En un barco, sentado a los pies de La Concha, o refugiado en una aldea gallega donde no haya televisión ni móviles porque, entre otras cosas, nunca lo han querido y lo más avanzado (si a televisión la incluyo en progreso) que poseen es el tren eléctrico. Y porque les obligaron porque si por ellos fuera seguirían con su antigua y orgullosa vida.

Me desvío del tema, lo que quería decir es que Madrid en verano no me gusta, no lo soporto. Vamos, que no mola. Aunque debo matizar que, al menos y debido a la proporcionalidad, cuanta menos gente hay también hay menos capullos porque se van a Gandía a empastillarse con Dinio así que vives un poco más a tu aire. Me canso de ver y leer reportajes donde se afirma -con ardua labor documentativa previa- que este año Madrid está lleno. Recuerdo uno. Una reporterita -creo que de Callejeros, pero no me hagan mucho caso- preguntándole (aunque estaría mejor dicho obligándole a dar LA respuesta), a un taxista. Y el susodicho que se gana la vida llevando de aquí para allá a gente abigarrada afirmaba que si, que Madrid está lleno e incluso hay atascos. Y ahí estaban para demostrarlo el cámara y la chocho-reportera y cubre-cuotas cuyo único mérito, visto el reportaje, es estar bastante buena. Y a uno (e incluso a mi) que pasa el verano en Madrid trabajando de cualquier cosa para subsistir sin patrocinio de Papá y Mamá durante el curso se le viene a la cabeza la imagen de la carretera de La Coruña (así, con ele) a las ocho de la mañana pudiendo ir a 120 kilómetros/hora tranquilamente sin atascos y sin mierdas. De forma nostálgica también te acuerdas de esa misma carretera en septiembre, octubre, noviembre o cualquier otro mes donde la gente no viste de playa en Madrid; y te viene a la cabeza esa hora y media -como poco- que te comes entre acelerones de energúmenos para avanzar dos metritos más si te da por ir en coche. Y ya, con todas esas imágenes dando vueltas en tu cabeza como un tiovivo, lo comprendes. ¡Ah claro! y esas cosas te dices. El taxista y la joven reportera estaban cerca del Palacio de los Deportes el día del concierto de algún triunfito de operación. Porque Madrid estará vacío -que está, porque aunque no se lo digan ya se lo digo yo- pero en cuanto a juntarse para adorar como héroe nacional a una persona que vive de un disco y diez conciertos vamos como Fuenteovejuna y tonto el último. Sonríes pícaramente cuando te das cuenta del truco. Así que eso era, la chiquilla quería ir a pedir autógrafos a su niño-mimosín y con un poco de suerte encontrarse a Jorge Javier y pedirle curro para su futuro proyecto (sin duda, amparada en sus dos tetas que no le van a la zaga a las de Carmen Alcayde. Si ella pudo, podemos todas, ¡faltaría más!).

Yo que estoy en Madrid veo las calles como siempre -asfaltadas- y, además, con poca gente. Que desde Nuevos Ministerios llegas a Goya en nada de tiempo y que si -dándoles un voto de confianza- hay más gente desde luego no tanta como nos quieren pintar. Catalanes, gringos, japoneses y pérfidos ingleses son nuestros mejores turistas capitalinos (y turistos capitalinas, supongo) y esos no te atascan nada excepto la digestión con sus modelitos. Me empiezan a gustar los veranos aquí, aunque sea sólo por llevar la contraria a los estúpidos que dicen que Madrid tiene más gente en verano que un chiringuito de playa. Lo único que me molesta es que igual me encuentro a esa reportera obligándome a responder que me encuentro incomodísimo con esa marabunta de gente que no me deja pasear por la Calle Preciados y que me obligan a gritar ¡Perdón! por la multitud de pisotones que voy dando.

Madre mía. Si es que este país se cree todo lo que le echen a la cara con esa filosofía de vida ridícula -y por ende ridiculizada- pero que la gente la sigue como si fuese su nuevo Dios que viene a ser que si lo dice la televisión, es cierto. Y estoy seguro que habrá gente que no se ha ido este mes de Madrid que coge el coche todos los días y que pasa empanado por las calles de siempre. Llegará a casa, verá a esa chica decir que este año Madrid está fatal de la muerte y él -es que lo estoy viendo, el muy tonto- asentirá con la cabeza mientras posa su mentón en la palma de su mano sujetándose el moflete con el pulgar con ese aire interesante que pone antes de cenar y dirá si, la verdad que está Madrid para los leones ya ni en verano se puede estar tranquilo. Y luego el chaval que pasa por aquí igual que podía haber pasado por allá dirá que menuda mierda de televisión y que si estos clichés nos los escupen será porque nos la meten hasta el fondo y gemimos de placer, así que nos lo merecemos. Si es que nos tragamos ficciones a pelo como si fuesen realidades, sin condón ni puta falta que hace. Y ese chaval estará dándose cabezazos contra una foto de La Cibeles (ocho y media hora local) vacía de coches. O eso espero.

Anuncios

0 Responses to “Realidad y ficción”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: