13
Abr
08

3 meses

Cuando tenía 8 años, un día me perdí en el monte de Cesuras, provincia de La Coruña. Me perdí por cabezón, me mosqueé -pero de órdago a la grande- con mi hermano por el hecho -gravísimo- de que cerró la puerta de “Lola” (la burra de mi abuela) con llave. En aquella infancia en la aldea gallega a mí me encantaba ir por las tardes a ver a Lola, y me podía pasar horas en la cuadra; mi hermano lo sabía, y desde que los egipcios no eran más que un grupo familiar hasta hoy los hermanos mayores se dedican a pinchar -sin llegar a sangrar-.

Bien, pues me cabreé tanto que decidí tirar monte arriba, sin oir las recomendaciones de mi hermano de no hacerlo -en esos momentos le habría abierto la cabeza con una piedra y no me sentiría culpable-. Mi hermano olvidó el tema y no le comentó a mi padre lo que había hecho y, como es lógico, a la hora de cenar yo no estaba en casa, la orientación con 8 años tampoco da para mucho aunque te conozcas ese monte de andarlo todos los días. A mi hermano no le quedó mas remedio que confesar su atroz acción de la tarde -esa de cerrar la cuadra para que yo no entrara- y mi posterior huída -se percibe mi valentía-, que ya quedó demostrado que fue una reacción justa y medida, a la par que meditada.

Cuando mi padre me encontró, estaba sentado al lado del árbol de mi abuelo y llorando como lloró Boabdil al perder Granada, es decir, como una niña. Hoy me pregunto cómo si estaba en ese árbol no supe volver si había ido hasta allí mil veces…imagino que serán cosas de la edad o del acongoje. Mi padre, que no es de los que se preocupan ni de lágrima fácil, me metió tal colleja que una de mis lágrimas se estampó contra la madera de un eucalipto que estaba a cinco cuerpos. Menos mal que al llegar a casa, mi abuela -que sí es de lágrima fácil- me regaló besos, abrazos, todos los mimos que mi padre se ahorró de vuelta a casa y una frase que, por razones inéditas y que nunca intentaré descubrir -ya están los de ciencias para eso- aún hoy la recuerdo: “Mi rapaz, ¿qué fas?, ¿no viste lo preocupados que anduvimos?como vuelvas a facerlo…¡¡Pareciéron-me 3 meses!!”. Lo único que me pregunté en ese momento fue, ¿3 meses?, ¿por qué no 1 semana o 2 meses ?.

El caso es que así fueron las cosas y ustedes -y vosotros- lectores os estaréis preguntando para qué coño os cuento esto. A colación no hace falta sacar que el blog es mío y como si hablo del bigote de Pujalte así que abordaré otro aspecto: me acordé de esa frase, de esos 3 meses al recordar hoy que yo pretendo hacerme pasar por periodista y tengo un blog al cual, desde la entrada que se puede leer a continuación, le hago menos caso que a Kovalaine en McLaren. Además, un amigo mío me calificó como “el que mejor escribe” y la verdad que no le doy motivos si dejo de escribir. Pensé muchas veces en escribir: elecciones generales, comienzo del Mundial de F-1, Liga española, política en general…pero son temas que deprimen; las elecciones por tristeza, la Fórmula 1 porque si Renault le prestase un R-5 Copa Turbo de 15 años entraría en la Q3 con menos problemas, la Liga porque mi Deportivo de La Coruña no es lo que era -aunque suba un poco- y la política en general porque apesta a país bananero que huele desde Australia.

Y hoy decidí escribir, porque desde enero han pasado muchas cosas que merecerían un análisis. Y no hablo de mi vida que a nadie interesa excepto a los pseudo-periodistas (estos sí) si yo fuese un rollete de una noche de una tal Tamara o si fuese el streaper al que se beneficia la Baronesa Thyssen.

Hoy hemos conocido la composición del nuevo Gobierno de España (o nación-de-naciones-donde-todos-mandan-menos-los-que-tienen-que-mandar) que la verdad no me apetece comentar porque la escritura y la lectura es algo para disfrutar y no se me ocurre nada ingenioso al ver a la acabada de Vivienda, Chacón, como jefa de los generales; ni tampoco al ver a Magdalena Álvarez, Miguel Ángel Moratinos y a Bermejo -lo siento, desconozco el nombre de tal sujeto- continuar en sus sillones después de toda la mierda que han producido y tirado así que simplemente invito a todos a encomendarse a su Santo o Virgen y que recen porque Oleguer -si, creo que es jugador de fútbol- no sea el próximo Presidente del Consejo Superior de Deportes aunque se encuentre muy próximo mentalmente de algún que otro ministro (y de algún que otro opositor).

Y me enfado conmigo mismo por terminar hablando de política cuando yo  en realidad sólo quería autoflagelarme diciéndo que no merezco ser considerado “pseudoperidista” por mis amigos (por Luis, en singular) cuando abandono algo que se me presupone. ¿Cómo no indignarse ante tales ocurrencias? aunque para ocurrencias la que tuvo el amigo de los españoles, esto es, Hamilton. El otro día iba con mi Seat Ibiza por la carretera de Colmenar Viejo en el carril central -tiene 3 carriles-  y vi como se me pegaba cada vez más un Mercedes  SLK AMG -que tiene más “caballos” que la familia del Duque de Alba-.  A las 5 de la mañana por suerte el tráfico es bastante fluido por lo que sólo íbamos los dos pero el tío cerdo se empeñó en cogerme el rebufo, amagar por la derecha y saltar al carril de la izquierda cuando ya pensaba que me iba a dar porque le habría robado la novia…este chico, aunque tarde, eligió la opción correcta, adelantar por un lado no como el GRAN, MARAVILLOSO, CON DON DIVINO, cuasi-novato, hijo de la gran bretaña, Ham que entre izquierda y derecha eligió por arriba como método para adelantar a Fernando Alonso. Sólo un dato: siempre que Hamilton tiene a Alonso delante, la pifia; menos mal que el chico era bueno porque sino empezaría a pensar que tiene un problema de auto-control y le aconsejaría una psicóloga bien guapa amiga mía.

Con esta historia me he dado cuenta que se compara a mi Ibiza 06 (año de adquisición) con el R-28 y al Mercedes que me pasó con otro Mercedes -bendita coincidencia- pues bien: lo siento por mi Seat, no merece tan ingrata comparación.

Anuncios

1 Response to “3 meses”


  1. abril 13, 2008 en 4:31 pm

    Me parece bien que recuperes el blog y ejerzas de pseudoperiodista como es debido.

    No te voy a comentar el articulo entero porque, excepto lo de la burra, lo demás ya lo hemos hablado por el messenger en largas conversaciones pero no quiero cerrar este comentario sin destacar una frase de tu entrada:

    “…ya pensaba que me iba a dar porque le habría robado la novia…”

    Si es que los hay que no tienen la conciencia tranquila…jaj

    ¡Saludos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: