02
Dic
07

Lo demandó el Honor y obedecieron

Dos Guardias Civiles, Raúl Centeno de 24 años y Fernando Trapero de 23, fueron asaltados ayer por los cobardes de siempre. Raúl Centeno resultó muerto en el acto, mientras que Fernando Trapero se encuentra en coma profundo y sin signos de actividad cerebral, no es muy halagüeña la situación del joven Guardia.

            Raúl y Fernando sabían las posibles consecuencias de realizar un seguimiento a etarras, pero la Guardia Civil no entiende de consecuencias, sólo de honor y deber. Y como reza el poema para los Caídos de Martín Garrido Hernando, “Lo demandó el Honor y obedecieron / Lo requirió el Deber y lo acataron”.

            Los dos Guardias Civiles cumplían su juramento, se jugaban la vida en Francia por la seguridad de España y de todos sus ciudadanos, no querían ni sabían hacer otra cosa y murieron haciendo lo que siempre hacían. También los etarras hicieron lo de siempre: matar a sangre fría, por la espalda, contra un objetivo desarmado. Además, descargaron el cargador contra un cuerpo inerte en el suelo, el de Fernando Trapero. Es decir, hicieron el cobarde; es decir, hijos de puta. Quien no quiera ver que eso es lo que siempre han hecho y harán los terroristas mientras existan es, simplemente, ignorante y un completo imbécil.

            Era cuestión de tiempo que ETA volviese a matar, aunque parece que nadie recuerde a Diego Armando Estacio y a Carlos Alonso Palate. Su nuevo alto al fuego fue una cortina de humo, una excusa más para reorganizarse, para enriquecer su estructura económica y para ganar en cachorros con la mente en blanco que decidan coger una pistola. No se ha tardado en cambiar el Código Penal para que los conductores que circulen a más de 180 km/h por carretera vayan a la cárcel, no creo que sea mucha pérdida de tiempo para Bermejo y Zapatero reunirse para introducir un artículo más, una frase, yo desde aquí se la propongo: “Los que sean hallados culpables de pertenencia a banda armada y/o homicida por causa de terrorismo –y todo lo que  tenga que ver con el terrorismo juzgado por la Audiencia Nacional- cumplirán íntegras sus penas sin posibilidad de reducción de sus condenas”. Es cortito y acertado, porque hasta que esto no pase, asesinar siendo etarra saldrá más rentable que si yo, por ejemplo, mato a un etarra. Con esta medida se consigue ser duro y que todos los niñatos que, de momento, queman autobuses, no pasen a matar a nadie porque sabrán que es perder 40 años de su vida, como poco.

            Pero lo que hoy importa es el nuevo atentado terrorista, que dos Guardias Civiles han muerto a manos de unos desalmados y que hoy se sigue creyendo, desde la zona hipócrita o desalmada de España, que había una cierta esperanza de que aunque no hubiese tregua,  ETA no matase. ¿Qué esperanza? Los que durante toda su vida han recibido la educación del odio, de las pistolas, no saben hacer otra cosa mas que disparar y odiar. No se puede hablar con ellos, porque no saben hablar. Algún día no existirá terrorismo etarra en España, estoy seguro. Pero también estoy seguro de que dejará de existir no por unas conversaciones, sino porque todos –desde los partidos políticos, pasando por todas las asociaciones y terminando en el ciudadano de a pie- habremos aunado fuerzas y les habremos derrotado, porque sí tiene que haber vencedores y vencidos. Y España no será la vencida, para eso murió ayer Raúl y Fernando se encuentra en extrema gravedad. Para eso han muerto más de mil personas a manos etarras, para eso no nos podemos sentar con ellos a negociar, por eso sólo vale un grito cívico de ¡Basta ya! Y actuar con toda la fuerza que la Ley lo permita. En 2004 ETA era una organización al borde de la desaparición, hoy tiene un entramado que vuelve a llegar a Bayona. No me importan cuanto de culpa tienen unos u otros, sólo me importa que Fernando, aunque se antoje difícil, consiga salir adelante aunque tenga para toda la vida la marca del terrorismo, tendrá para toda la vida el agradecimiento de los españoles de bien. ¡Lucha Fernando! A tu compañero ya no le puedo decir lo mismo, Raúl Centeno, Descansa en Paz. Y recordar, como valientes servidores de España, que la muerte no es el final.

bandera crespon

Anuncios

1 Response to “Lo demandó el Honor y obedecieron”


  1. marzo 10, 2014 en 7:27 pm

    Good post. I became checking frequently this website that i’m satisfied! Very helpful information and facts specially the previous element 🙂 We sustain like data a lot. I used to be interested in this particular specific information for a quite a while. Many thanks and best connected with fortune.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: